Disappointment







 Nadie te avisa cuando puede llegar, nadie te advierte que puede doler, nadie te dice cuanto tiempo durara, solo llega, pasa y algún día termina, para bien o para mal.
Te llevas contigo un recuerdo, una foto y una decepción.
El recuerdo se reprime, la foto se quema pero la decepción sigue  resonando dentro de tu cabeza, no es simple de borrar o de  eliminar, se muta en enojo y llanto, pero al final es el mismo  sentimiento de siempre, es el sabor amargo que te dejo y aunque a  veces puedas ignorarlo por un rato, vuelve cada vez peor,  haciéndote recordar que no funciono y que tal vez fue solo tu culpa.

Con la tecnología de Blogger.
© Love the change
Maira Gall