1/01


Olí el aroma del pan fresco y el café recién hecho, me moje la cara con agua fria, agarre al azar un libro y empece a untar con mermelada de arándanos el pan.
La luz traspasaba la ventana y iluminaba las hojas y todo ese silencio me inundo en un sentimiento de paz esa mañana. 
Mis oídos estaban alerta a escuchar pasos sigilosos, algún ruido sospechoso que salga de la habitación, mi piel estaba preparada para sentir esos brazos que me abracen por detrás, mis mejillas ansiosas por sentir esos labios húmedos cuando llegare el momento del beso de buenos días y mis ojos expectantes de verte la cara otra hermosa mañana.


Termine el libro, el café, el pan y con ellos también termine de esperarte.

5 comentarios

Rocio Teves dijo...

Excelente entrada, hasta puedo oler el aroma a cafe y sentir el ruido de la mermelada al untar el pan, realmente genial! Besos!
http://cocojetaimeblog.blogspot.com.ar/

MuCha dijo...

Maravilloso Y asi pasa como el pan que comemos la vida pasa

» Kat. dijo...

Es increíble como consigues que el lector sienta como si estuviese viviendo esa escena en primera persona. Gran texto, bonita. Espero que hayas empezado muy bien el año. Nos leemos, muáaa ♥

Sweet Madness ▲ dijo...

Ai dios, amo como escribes! me quedo para seguir leyendo tus hermosos textos.

Un abrazo.

Anonymous Girl dijo...

Me encanto lo que escribiste !, saludos!

Con la tecnología de Blogger.
© Love the change
Maira Gall